jueves, 12 de noviembre de 2015

El Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama: gestión micológica

El Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama ya es un hecho. Tras una reivindicación de más de cien años, y una simplificación del proyecto (de las 180.000 hectáreas que se planeaban, a las 30.000 actuales), el espacio protegido ya posee unas directrices de gestión, heredadas del antiguo Parque Natural, que se unen a los nuevos planes en marcha, aunque aún quedan aspectos que están en proceso de cambio y mejora.

Un aspecto importante que puede condicionar la gestión es el de los aprovechamientos micológicos. Al implicar a dos administraciones con las competencias de medio ambiente transferidas (las consejerías de medio ambiente de las Comunidades Autónomas de Madrid y Castilla y León) la gestión de la explotación de los hongos se lleva a cabo de distinta manera en la cara segoviana de la sierra respecto de la vertiente madrileña.

Los aprovechamientos micológicos adquieren cada vez más protagonismo en el medio rural. Cada vez mayor interés por el turismo rural y el medio ambiente propicia el aumento de excursionistas que van a los montes a recoger setas con familia o amigos. Además, las setas cada vez son más cotizadas en mundo de la gastronomía y la alta cocina española. Y, por si fuera poco, para satisfacer a mercados y restaurantes, aumentan los recolectores furtivos sin escrúpulos que destruyen los componentes del suelo.

Ello plantea un nuevo componente para la gestión. Un ejemplo es la aplicación en el caso de Castilla y León, en Segovia, consiste en el cobro a los vecinos empadronados en los pueblos segovianos de la sierra una cuota de 3 € por día, con el que pueden recoger 20 kilos de setas, siendo 10 € en caso de foráneos (15 € en fin de semana), o 240 € por temporada para fines comerciales. Ese dinero se emplea en el mantenimiento y mejora de los montes y los municipios. Además, se ha aumentado la vigilancia para evitar furtivos.

La Comunidad de Madrid aún no dispone de dichas cuotas o alguna otra medida para paliar la fuerte presión que sufre la sierra. Hasta ahora, no se ha considerado necesario. A medio plazo, sería interesante un estudio de medidas para tratar de controlar la gran cantidad de visitantes que se acerca a la sierra madrileña. Además, la presión sobre la cara madrileña de la sierra aumenta (y cada vez se hará más elevada) por los visitantes que tratan de evitar las cuotas en la zona segoviana, produciéndose un desequilibrio de sobreexplotación en los montes madrileños.

Sería muy interesante y productivo que ambas administraciones llegaran a un acuerdo de gestión de una sierra común a ambas regiones y que es aprovechada y disfrutada por las poblaciones de ambas regiones. Ha de gestionarse de forma unánime y coordinada, integrando todos los aspectos bajo el mismo plan de gestión y a las gentes de los municipios de la sierra y los eventuales, procurando así los mejores aprovechamientos, gestión y mantenimiento de las Sierra de Guadarrama.

Fuentes:
El Mundo

Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León

Viajamos Juntos

No hay comentarios:

Publicar un comentario